AGUA EMBOTELLADA O AGUA DEL GRIFO (Parte I)

images (2)

Beber agua del grifo es más seguro y más económico.

Gracias a las campañas de publicidad, el consumo de agua embotellada se ha convertido en un lujo de primera necesidad, dichas campañas  nos instan a beber agua mineral relacionándola con múltiples beneficios para la salud. Pero las investigaciones revelan datos escandalosos y las muchas demandas por publicidad engañosa  interpuestas contra las compañías productoras nos muestran una realidad diferente.

España es el tercer país con mayor  consumo de agua embotellada de la Unión Europea (después de Francia y Alemania), habiendo casi triplicado el consumo de este bien de lujo en apenas ocho años.

Lo que nunca dicen los anuncios es que las botellas de plástico contienen un elemento: Bisfenol-A, durante el transporte de las botellas de plástico se generan ciertas temperaturas que hacen que este compuesto entre en contacto con el agua y después pase a nuestro organismo cuando bebemos el agua.

El Bisfenol-A o BPA se utiliza en todo el mundo para endurecer plásticos, prevenir bacterias y evitar corrosión en latas. Desde hace años científicos independientes de todo el mundo siguen exigiendo a las autoridades sanitarias que se prohiban o regulen su uso, ya que puede tener graves consecuencias. Entre otras, los estudios demuestran que el Bisfenol-A genera:

  • Trastornos en el sistema reproductivo
  • Trastornos en el sistema nervioso
  • Trastornos de tiroides
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Cáncer

Otra de las razones fundamentales para no consumir agua embotellada es el grave impacto medioambiental que supone la acumulación de toneladas de plástico desechados procedentes de botellas de agua que tardan siglos en descomponerse.

  • Julio Barea, de Greenpeace, afirma: “se trata de una auténtica catástrofe”.
  • Un documental de la BBCmuestra terribles imágenes de “fondos marinos convertidos en basureros” y toneladas de botellas de agua que tardarán cientos de años en desintegrarse.
  • El Ministro británico de Medio Ambiente, Phil Woolas, comenta: “la cantidad de dinero que actualmente se gasta en agua embotelladarebasa los límites de lo considerado moralmente aceptable”.
  • Un estudio publicado por la BBCen Londres, demuestra: “El transporte desde los lugares de producción hasta el destino, crea 600 veces más CO2 que el agua del grifo”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies